Nuestro cuerpo produce naturalmente colágeno, que es el encargado básicamente de que todo funcione bien y de que no envejezcamos. Después de los 25 años la producción de colágeno del cuerpo comienza a disminuir muy rápidamente y eso hace que empieze a caerse el pelo, a quebrarse las uñas, a dolernos las articulaciones, a tener lesiones, a tener arrugas, lineas de expresión y celulitis.

Es por eso que es tan importante tener un plan para mantener nuestros niveles de colágeno altos en nuestro cuerpo y así poder estar siempre saludables y jóvenes.

El plan:

1. Consume alimentos llenos de colágeno

Trata de agregar varias porciones de alimentos con colágeno a tu dieta diaria, como cocinar con caldo de huesos, desayunar 1-2 huevos o preparar un batido con gelatina en polvo o espirulina.

2. Consume más alimentos que estimulen el colágeno

Los alimentos ricos en antioxidantes, especialmente vitamina C, pueden ayudar a mantener las reservas de colágeno de tu cuerpo. Los alimentos con proteínas como la carne y el pescado, además de nutrientes como el zinc, el manganesio y el cobre, también apoyan la producción de colágeno.

Estos alimentos son algunos de los mejores alimentos que aumentan el colágeno para ayudar a tu cuerpo a producir su propio colágeno:

Vegetales de hoja verde: cargados de vitamina C, los vegetales de hojas verdes como la espinaca, la col rizada y la rúgula son algunos de los principales alimentos que promueven la síntesis de colágeno en el cuerpo. La vitamina C no solo actúa como un antioxidante, sino que también es necesaria para la producción de colágeno tipo I, que es la forma más abundante de colágeno en el cuerpo.

Semillas de calabaza: estas semillas son increíblemente densas en nutrientes y también contienen alrededor del 19 por ciento del valor diario recomendado de zinc en una sola porción, que es un mineral importante que es integral para la síntesis de colágeno.

Fresas: además de ser una fuente estelar de vitamina C, las fresas se consideran entre los mejores alimentos para la formación de colágeno porque contienen ácido elágico, un tipo de antioxidante que se ha demostrado que apoya niveles saludables de colágeno en el cuerpo. Otras bayas como los arándanos, las moras y las frambuesas también son ricas en este antioxidante esencial.

Frutas cítricas: las frutas cítricas, como el limón, las limas, las naranjas y las toronjas, son muy nutritivas. Estas frutas son especialmente ricas en vitamina C, una importante vitamina soluble en agua que juega un papel central en la producción de colágeno. Además, tienen un alto contenido de antioxidantes, fibra y otros micronutrientes que ayudan a mantener la salud en general.

Ajo: el ajo es uno de los principales alimentos con alto contenido de compuestos que estimulan el colágeno, como el azufre, que se cree que apoya la síntesis saludable de colágeno en el cuerpo.

Alimentos fermentados: los alimentos fermentados que contienen probióticos como el yogurt, el kéfir, el vinagre de sidra de manzana y el chucrut apoyan el crecimiento de bacterias saludables en tu intestino, lo cual es importante para un sistema inmunológico saludable y el mantenimiento de células / tejidos saludables en todo tu cuerpo.

Hierbas y especias: las hierbas y especias frescas y secas, como la cúrcuma, el jengibre, el clavo, la canela, el romero, el perejil, el tomillo, el orégano y otras, apoyan la función saludable del sistema inmunológico, la función intestinal y la salud digestiva.